Verdades que las mujeres, por hipócritas, no les decimos a los hombres.

miércoles, 9 de julio de 2014

Su cetro es una llave inglesa

Si crees que las únicas mujeres capaces de robar la atención de los hombres son las que, inmóviles, los miran desde de un calendario al tiempo que visten pequeños trozos de tela, entonces no sabes quién es Kathryn DiMaria. 

Mientras sigo trabajando en una definición, en una historia que ilustre bien cómo es una mujer jedi me encuentro con esta mujer maravillosa que sin siquiera cuestionar los estereotipos de género decide dedicarse a lo que ama, porque sí, porque le apetece y porque puede.

En el video dice que tiene 14 años y que dedica su tiempo libre a construir un Fiero porque quiere tenerlo listo para cuando cumpla 16.

Muchas personas no tienen idea de lo que quieren hacer con su vida y eso está bien, sin embargo son las mismas que no pueden evitar sentirse cuestionadas cuando conocen a individuos como Kathryn, que, motivada por la forma en que se verá su obra cuando la termine, se dedica a lijar, apretar tornillos y cambiar el aceite de su pequeño engendro, ese que va ganando forma gracias a las donaciones en especie de muchos desconocidos que  conocen su historia.

A mí me cuesta ver la belleza en una máquina, me parecen hermosas las plantas y los pájaros, percibo la emoción en una pintura y admiro la precisión con la que juega Federer, pero también soy capaz de reconocer el carácter único de personas como Kathryn DiMaria, vidas como la suya me emocionan. No tengo duda de que ella, además de ser una mujer jedi es un ser humano excepcional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario