Verdades que las mujeres, por hipócritas, no les decimos a los hombres.

viernes, 4 de enero de 2013

Cómo ser amigo de una mujer sin naufragar en el intento: ¿Eso es un chiste?


Raquel y Camilo estaban visitando a Samara, que había acabado de tener a Nicolás. Lo llevaron los regalos que en quince días quedarían inservibles o listos para ser heredados por otro chiquillo suertudo. 

En cierto momento Samara fue al baño y les pidió que vigilaran al bebé mientras. Raquel fue hasta la cuna y comenzó a pasearlo por toda la sala, mirándolo como si de nuevo tuviera seis años y estuviera frente al primer muñeco de plástico que le regalaron para que jugara a ser mamá:

─¿Entonces? ¿muy antojada?
─¿No es una divinidad?, sí, tú, tú, eres una divinidad.
─Sí, muy lindo, pero ¿qué? ¿te dieron ganas de tener uno?
─Pues tú sabes, yo quiero, pero hasta que no termine la maestría no me puedo poner en éstas, además Alejandro quiere estar ganando más plata para cuando encarguemos.
─¿Y será que sí alcanzas?, je, je, je.
─Yo creo que sí… espera, ¿qué?... ¿de qué estamos hablando?
─Pues de si no te tocará pagar un tratamiento o algo así, como le pasó a esta Marisa, Mariela, ¿cómo era que se llamaba?

Raquel devuelve a Nicolás a su cuna y con los ojos encendidos como dos puntos de laser contesta:

─¡Marianela! Se llama Marianela, y tiene como cuarenta, cincuenta años, cretino. Ahora resulta que estoy vieja y que tengo que correr para ser mamá y tener un posgrado al tiempo.
─Bueno, no era para tanto. Era un chiste.
─Perfecto, hagamos chistes entonces, riámonos de esa vez en la que al final no pudo cerrar el negocio grandísimo con los costarricenses o de si a usted realmente le gustan las mujeres.
─Bueno, ya.
─Sí, si no va a resolver nada por lo menos no se invente los problemas.

Entradas relacionadas:
¿Vamos al aeropuerto?
¿Qué día cumplo años?
¿Amiga y amante?



No hay comentarios:

Publicar un comentario