Verdades que las mujeres, por hipócritas, no les decimos a los hombres.

viernes, 11 de enero de 2013

Calvos brillantes y orgullosos: Mauricio Duque Arrubla


Los cerebros, en especial los muy usados, hacen parte de mi grupo personal de fetiches. Quizás sea por eso que los calvos interesantes me gustan. El hecho de saber que sus lóbulos deliciosos están más cerca de mí, gracias a la ausencia de pelo, me excita (de la forma clásica y de otras no tanto), por eso decidí entrevistar a quienes lucen orgullosos su cabeza brillante.

Para abrir esta serie invité a Mauricio Duque Arrubla, un calvo que además de ser queridísimo lee muy bien en voz alta. Aquí están las pruebas.


Johanna Pérez Vásquez: ¿A qué edad y cómo aceptaste que eras calvo?

Mauricio Duque Arrubla: A los veintialgo, 23, 24. La hermana de una amiga le habló de mí como su amigo el calvo y ella me contó. Para esa época era sólo un futuro seguro pero no alcanzado.

JPV: ¿A qué calvo admiras o te gustaría parecerte? ¿qué lo hace especial?

MDA: ¿Se vale si digo “A mi papá”? Era un tipo sabio. Un par de veces me han dicho que me parezco a John Malkovich y eso me parece chévere a pesar de su eterno ceño fruncido.

JPV: Dicen que los ciegos aprenden a ver con otros sentidos, ¿tú cómo compensas tu calvicie o mejor, cómo acentúas tu atractivo (en general)?

MDA: Primero aceptando que soy calvo y manteniendo corto el poco pelo que me queda. Imagino que además lo compenso con algo de ingenio y chispa aunque ese es natural, no lo perdí con el pelo ni lo gané con la calvicie.

JPV: ¿Cuál es tu truco para hacer sexy tu calva (en particular)?

MDA: Lucirla y no esconderla, como te decía. Creo, y me dice Claudia [esposa], que se ve mejor cada vez que voy a la peluquería. Porque los calvos también somos clientes de las tijeras y las máquinas.

JPV: ¿De qué se pierden las mujeres que rechazan a los calvos?

MDA: Se deben perder de todo porque si nos rechazan por una característica rechazarán tantas otras cosas por el color, el origen, la edad… Específicamente de los calvos se pierden de gente honesta que no aparenta tanto como otros, de la sinceridad de quien ha perdido parte de su atractivo físico y ha ganado (paradoja) algo al perderlo.

JPV: ¿Cuáles son las ventajas de la falta de pelo?

MDA: Que no hay que peinarse al salir de la ducha. No se pegan los piojos y es fácil que te reconozcan en una multitud, o te señalen. O te encuentren en una cita a ciegas: “El calvo de la chaqueta roja…”

JPV: ¿Algo que quieras agregar?

MDA: Los calvos nos parecemos en foto. En twitter decían que por el avatar parezco gemelo de Andrés Meza y Nicolás Samper. Y hay algún otro al que, creo, también me parezco.

El arranque salió bien, ya veré quién se anima la próxima vez. A Andrés Meza ya lo tengo convencido, entretanto sigo reclutando a calvos chéveres de sí mismos que saben que lo mejor es llevar en alto su encanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario