Verdades que las mujeres, por hipócritas, no les decimos a los hombres.

viernes, 2 de noviembre de 2012

Cómo ser amigo de una mujer sin naufragar en el intento: ¿Eres un buen espía?



Juliana estaba viendo las fotos de las vacaciones de Marco cuando descubrió que justo esa amiga de él que tanto detestaba tenía puestos los aretes con forma de gatos que llevaba mucho tiempo buscando.

Se alejó del computador para buscar su celular y llamó a su amigo:

─Hola, Marco, ¿cómo estás? ¿bien bronceadito después de las vacaciones?
─Hola, Juli, ¿cómo estás?, pues sí, todo estuvo muy bueno. Gracias por preguntar.
─Sí, también estoy bien. Marco te llamo para otra cosa más.
─Cuéntame.
─Esta vieja…
─Laura, ¿qué pasó con ella ahora?
─No, nada nuevo, me cae igual de mal que siempre pero tengo que reconocerle que tiene buen gusto.
─Claro, por eso me tiene de amigo…
─Ay, no seas odioso, pero sí. Bueno, volviendo a mi punto por favor pregúntale si los aretes de gatos que llevó al viaje los compró o se los regalaron. Llevo meses buscando uno así, pero nada que los encuentro.
─Listo, te hago el favor. ¿Almorzamos el otro miércoles?
─No, mejor el jueves. Por ahora te dejo. Cuídate.
─Vale, un abrazo y nos vemos.

El jueves siguiente en el almuerzo.

─Ah, sí, Laura me dijo que se los habían regalado.
─¿Y qué más?
─¿Cómo que qué más?
─Pues sí. ¿Quién se los regaló? ¿se los trajeron de algún lado o se los compraron acá?
─¿Ah? A ver Juliana, tú me pediste que le preguntara si se los habían regalado o que si los había comprado, eso averigüé.
─Ay, sí Marco, pero la idea no era que fueras tan literal sino un poquito más proactivo. Si un cliente te pregunta si has trabajado, digamos, con una tienda deportiva, ¿te limitas a responderle “sí” o te exhibes mostrándole todas las capacidades, todas las herramientas que tienes para que su negocio crezca?
─Pues…
─Sí, sí, ya sé, lo segundo. Mejor dicho ya sabes qué regalarme de cumpleaños. Quiero esos aretes. Ahora, ¿compartimos el postre?

No hay comentarios:

Publicar un comentario