Verdades que las mujeres, por hipócritas, no les decimos a los hombres.

viernes, 17 de diciembre de 2010

La cuca calva

Muñecas Barbie o la inspiración de las mujeres que se dejan la cuca calva.

Mi primera experiencia con la pornografía me mostró una imagen en la que una vulva lampiña era presentada como una circunstancia natural, sugiriendo que toda la educación sexual que he recibido está mal, intentando convencerme de que lo más excitante, limpio y sano es tener la cuca calva.

Dentro de una cultura que educa a los varones para que tengan tantas parejas sexuales como se les antoje, mientras critica a las hembras cuando no se casan vírgenes, aprendí que la vagina, y todo lo relacionado con ella, debía mantenerse en secreto, así como los ilusionistas esconden sus trucos para que ojos impertinentes no puedan verlos.

Recuerdo que cuando estaba en el colegio oía historias de lo peligroso que era hacer ejercicio mientras se estaba menstruando, que la sangre del período era perfecta para tratar el acné, si se aplicaba como mascarilla durante la ducha, y la creencia de las abuelas acerca de que bañarse durante esos días podía ocasionar enfermedades mortales. Más tarde, de modo predecible, el vello púbico pasó de sospechoso a procesado.

En esa etapa en la que algunas mujeres juran sobre un cerro de biblias, copias del Corán, sutras o tumbas de madres que esperarán hasta que el hombre perfecto llegue para perder su virginidad, entretanto otras matan la curiosidad con el amigo con derechos que tienen más cerca y restantes, muy pocas, tienen la primera vez soñada y anorgásmica que imaginaron desde que dieron el primer beso, llegaron las discusiones en torno a cómo debían lucir los pelos de abajo para lucir más bonita.

Depilación tras depilación y coito tras coito el asunto se especializó. Las recomendaciones de centros de estética se hicieron tan comunes como las de tiendas para comprar ropa.

Es una tontería esconder la realidad. Las mujeres hemos visto suficientes horas de pornografía y fotos de cucas calvas célebres, descubiertas por accidente, para convencernos de que esa es la moda genital.

Una médica familiar, de aquellas que te examina antes de explicarte lo que te aqueja, en lugar de dispararte prescripciones de acetaminofén apenas terminas de recitar tu número de identificación, me habló del aumento, en su consulta, del número de mujeres diagnosticadas con infecciones vaginales, mismas que con frecuencia se depilan por completo para estar a la moda. Las causas de esta condición son falta de higiene, uso continuo de ropa mórbidamente ajustada, uso de ropa interior hecha con fibras artificiales y cambio en el pH provocado por algunos productos de limpieza, entre otros. A pesar de este listado de probabilidades mi interlocutora estaba cierta en que uno de los motivos femeninos de consulta, más frecuentes, tenía relación directa con la “cuca calva”. Según ella las mujeres se someten a este procedimiento – doloroso si se hace con cera – para darles gusto a sus parejas, o creyendo ingenuamente que mantener sin vellos su pubis las hace más pulcras.

La verdad es que en la vulva yacen muchísimas terminaciones nerviosas, así que en ausencia de vello las sensaciones en ésta área se magnifican. La piel de éste lugar además alberga glándulas sudoríparas apócrifas, similares a las presentes en las axilas y las auréolas de los pezones, productoras de feromonas, conocidas por ser una de las palabras favoritas de los guionistas especializados en infomerciales de lociones y perfumes.

Paso a paso va quedando claro que la depilación brasileña no sólo es útil para realzar el estilo personal, lucir hermosas pelucas y mejorar a nivel casi inconsciente la capacidad de atraer parejas. La cuca calva funciona cuando se trata de despejarles el camino a los microorganismos que quieren vivir en una cueva oscura y húmeda.

Supongo que con el tiempo más mujeres llegarán a ver películas pornográficas latinas en las que descubrirán, con sorpresa, que algunas bailarinas exóticas de profesión no tienen problemas para excitar a un trío de hombres aunque su cuca no esté calva e inmaculada.

Artículo relacionado y muy recomendado:


4 comentarios:

  1. Amiga, me ha encantado tu post. Estoy de acuerdo 100% con todo lo que has dicho.

    ...Y además, quitarse "los pelos" pica y es muy molesto.

    :D
    @mayaoviedo

    ResponderEliminar
  2. Amiga Licuc, amiga bella y lejana, felices felicidades, como le deseo siempre: mucha suerte, y no sólo porque hoy sea hoy.

    ResponderEliminar
  3. La cuca calva me da imresión, sin embargo, retocada, un detalle, rapadita, es innegable que es más cómodo a la hora de besar, y ahí viene lo bueno y excitante, en mi caso, como a mi me gusta, me resulta cómodo y estéticamente bello, me mantengo yo igual de prolijo y recortado, con todas las incomodidades que esto conlleva, un "sacrificio" para con mi pareja.

    Haz a otros lo que quieras que te hagan a ti... por ejemplo...

    ResponderEliminar
  4. Maya, sabes bien de lo que hablas, afeitarse tiene consecuencias picantes casi siempre.
    Me alegra que hayas disfrutado este texto que me divertí escribiendo.

    Bufón, quizás esos sean los mejores deseos, los que se dan por antojo.
    Me parece que eres muy considerado, das lo que quieres recibir. Tendríamos que copiar este comentario tuyo y pegarlo en camisetas o algo así, para que más hombres sepan que deben poner su parte para mejorar el desempeño en el lecho.

    ResponderEliminar