Verdades que las mujeres, por hipócritas, no les decimos a los hombres.

viernes, 26 de noviembre de 2010

29 años y dejando de contar...- Parte 1


La siguiente historia comienza aquí, hace meses, luego de responder una pregunta anónima en mi pornspring. Un hombre virgen quería saber cómo comenzar su vida sexual y yo me atreví a darle algunas indicaciones. Para él todo salió bien, tan bien que muchas mujeres le tendrían envidia. Podría decirse que tuvo una primera vez ideal. 

El relato, compuesto por 3 entregas, recibió un poco de edición, pero en general es producto del generoso autor. 

Hola Licuc, 
Te cuento la historia en partes, porque creo que antes de contarte la historia debo poner un contexto y porque siempre dispongo de muy poquito tiempo. Espero no aburrir.

Dicen que los caballeros no tienen memoria, pero quiero compartir mi historia, quien quita que un bonito momento pueda ser plasmado en bellas palabras... espero no sonar grotesco en ninguna parte de la historia.
¿Cómo sobrevive un hombre virgen en sociedad? mintiendo, tomando las historias que oye y adaptándolas, teniéndolas listas para compartirlas en algunas tontas charlas de "macho" en las que muchos también mienten... ¿y con las mujeres? respondiendo “los caballeros no tienen memoria". En fin...

Tras tantos años de castidad conyugal, conocí a la mujer más perfecta de todas: la jedi, de la que me enamoré (por primera vez), la que estimula mis neuronas, la que me intimida con su inteligencia, la que ha recorrido, vivido y sufrido. Tan fuerte como  femenina... supongo que su combinación de inteligencia y belleza es lo que la convierte en el Darth Vader de los hombres, la que los mantiene alejados y la que la trajo a mí...

Cabe anotar que en el momento en que nos hicimos novios, decidí contarle la verdad. Ella tiene la misma edad que yo, y contrario a mis temores no se alejó. Dice que se alegra mucho de ser quien me descubrió y no otra mujer. Fue muy comprensiva con ese tema desde el principio, más teniendo en cuenta que estaba acumulando deseos desde hace mucho tiempo.

Yo muy curioso quería besar y tocar todo, pero ella al comienzo no lo permitió, solo gradualmente me dejó acercarme más a diferentes partes de su cuerpo, pero nunca a la más importante de todas, la más intima, la que yo más debía cuidar, su vagina... yo en cambio sí le dejé poner las manos donde quería... soy igualito a los demás.

En la siguiente parte te contaré la historia que realmente quiero relatar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario