Verdades que las mujeres, por hipócritas, no les decimos a los hombres.

viernes, 22 de octubre de 2010

El arte de los nudos – II

Un pub lleno de mesas, al fondo música alta y mucha gente. Algunos coquetean entre sí, otros beben hasta olvidar lo odioso de sus vidas. Mientras, nosotras, las mujeres jedi hablamos y nos reconocemos en las otras.

Ella escuchó sin juzgarme mi experimento fotográfico, es más, se ofreció para ser la fotógrafa que me ayudaría a lograr las imágenes que tenía en mente. Luego con calma y paciencia, sin pudor, me dijo que incluso la idea le gustaba para ella, que le parecía interesante, que también se le antojaba quitarse la ropa para hacer unas imágenes bonitas.

Lo siguiente fue contarle de esa columna que escribí, de aquella en la que intenté describir mi naturaleza, y luego de esa otra en la que retrataba nuestra naturaleza. Ese intento de mostrar en Colombia, en una cultura tradicional y muchas veces reducida, que las mujeres no nacimos, ni seguimos naciendo sólo para ser mamás y esposas, que somos mucho más y no por eso somos lesbianas.

El tema del desnudo pasó a un segundo plano, lo importante era la esencia, esa que nos hace ser quienes somos, esos cerebros maravillosos que tenemos “infectados de naturaleza masculina” dirían algunos. Las tetas fueron lo de menos.

Ese día quedó en el aire pero en pie el propósito de hacer las fotos, pero más que eso quedó la certeza de reconocernos en la diferencia y el orgullo que ese reconocimiento trae consigo.


2 comentarios:

  1. Gloria total.
    Reconocerse en uno y/o reconocerse en otro, meidante un acto, cumpliendo con el mismo o no, es a lo que todos deberían aspirar, después de reconocerse, el hastio, "lo odioso de (las) vidas" pasa a segundo plano y uno se disfruta más.
    Brindo por eso señorita.
    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Las mujeres jedi somos recias, a veces escasas, porque no nos gusta mostrarnos ante ojos poco tolerantes o simplemente extraños, pero cuando lo hacemos, cuando nos encontramos, cuando nos vemos como si fuéramos espejos es una fiesta.

    ResponderEliminar