Verdades que las mujeres, por hipócritas, no les decimos a los hombres.

viernes, 16 de julio de 2010

Los caballeros están en peligro de extinción


No es que las mujeres tengan sexo casual con poca frecuencia, es que son más selectivas. Cuando piensan en meterse en la cama con alguien consideran los detalles y las consecuencias. Si tienen la más mínima sospecha de que el amante potencial publicará, hasta en el periódico, con quién se acostó, será descartado rápidamente.

Es cierto, que algunas viejas tienen la costumbre de sentarse a hablar con pelos y detalles, literalmente, de por dónde y cómo fue la faena, pero eso no quiere decir que incluyan hasta el número de cédula de los tinieblos, cuando están contando el encuentro. A diferencia de los hombres, las mujeres se dedican a hablar de técnicas, trucos y recorridos, ya probados, que pueden servirle a su amiga para alcanzar mayores niveles de placer. Son muy pocas las que comparan listas para ver cuál tiene el pasado sexual más largo.

De la educación machista y doblemoralista aprendieron que está bien tener sexo casual pero a escondidas, por eso valoran a los hombres que saben comer callados. Todas conocen, directamente o por terceros, la historia de un tipo que se acostó con una vieja, que no era la novia o su pareja “oficial”, y después le contó a todos sus amigos lo que hizo y lo que no, como si de verdad hubiese ocurrido. Todas, cuando escucharon esa historia, rezaron para no ser la protagonista.

El sexo casual para muchas mujeres es algo tan placentero como lo es para los hombres, pero así como usted evita que le hieran el orgullo, las mujeres evitan que les dañen la reputación. A las mujeres no les importa que el tipo con el que se vinieron, cuente que las hizo tener 6 y no 3 orgasmos, como ocurrió en realidad, lo que no soportan es que no dejen duda de quien fue la compañera de cama. 

La próxima vez que sienta la tentación de mostrarle a un amigo suyo el perfil en Facebook de la mamacita que se comió, recuerde que apenas se entere se lo dirá a todas sus amigas, cerrándole las posibilidades de tener algo con ella o con las viejas que la conocen. Mejor invierta esa energía aprendiendo trucos nuevos para ser un amante que facilita el placer. Recuerde que las mujeres quieren caballeros sin memoria.

La próxima publicaré el primero de varios artículos acerca del cunnilingus o sexo oral practicado en mujeres.

3 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo, es mejor comer callado.

    Por otra parte le pondría a este post "Las damas los prefieren discretos" jajaja

    ResponderEliminar
  2. Buen título, habrá que usarlo para otra entrada quizás, eso si me das permiso.

    ResponderEliminar
  3. Buen post, te felicito.."Comer con la boca cerrada es muy buena educación"

    ResponderEliminar