Verdades que las mujeres, por hipócritas, no les decimos a los hombres.

viernes, 23 de julio de 2010

Cunnilingus - Parte 1



Después de una búsqueda de artículos acerca de cunnilingus, para una entrada de sexo oral,  concluí que hace falta hablar más del asunto de forma directa, clara y documentada. Este es la primera entrada de varias que publicaré cada 2 semanas (por ahora, luego iré viendo) en un intento de hacer aporte útiles a un tema aún tan desconocido.

El sexo oral, en general, ha sido un tabú del que se habla poco y se sabe todavía menos. Cuando se habla de sexo oral la primera imagen mental es la de una vieja atendiendo a un tipo, no la de un tipo besando a una mujer en sus labios verticales, entonces ¿está bien que un tipo sea lamido en sus genitales pero no que una mujer reciba la misma atención?

El cunnilingus no es sólo una caricia más o un beso más, es un conjunto de acciones que pueden marcar la diferencia entre una mujer que logra un orgasmo y otra que no. Poco a poco, se ha hecho público que son más las viejas que se vienen cuando reciben estimulación en el clítoris, en lugar de en la vagina, es decir que no importa qué tan grande sea el pene del tipo o qué tan rico lo mueva estando adentro de ella, si no la toca en el clítoris y como a ella le gusta, es muy posible que pasen años antes de que tenga un orgasmo de ese modo o quizás lo alcance por accidente, si tiene suerte.

La aclaración anterior me lleva a algo natural: si más hombres supieran cómo practicar el cunnilingus habría más mujeres satisfechas en la cama y, lentamente, más mujeres que disfrutarían de movimientos, maniobras y lengüetazos que ellas mismas podrían dirigir para el beneficio de ambos. Ahora un poco de historia.

En el siglo 18 comienzan a aparecer los manuales de ayuda para tener un buen matrimonio, principalmente enfocados en cómo hacer bien el oficio y cómo elegir una buena niñera, de sexo nada. Tuvieron que pasar más o menos 200 años y morir algunos escritores, para que llegaran a la carne. En el siglo pasado se comenzó a escribir con más claridad y menos morbo del sexo oral, primero del cunnilingus y luego de la felación.

Actualmente hablamos más del sexo oral en general, pero el cunnilingus, a pesar de haberle abierto las puertas a este privilegio, sigue estando en un segundo plano, en parte por responsabilidad femenina. Mientras ustedes hablan, a veces de más, de cuál es la mejor técnica o cuál vieja lo hace mejor, nosotras solemos quedarnos calladas cuando llegamos a ese punto.

Algunas mujeres no tienen problemas contando que en el colegio eran las más necias, pero cuando les piden detalles de posiciones o lencería, juegan la carta de que ya son grandes y que por eso no se vería bien que hablaran de más, queriendo decir en realidad “nunca me gustó, ningún tipo fue capaz de hacerme lo que yo quería donde yo quería”. Si además la vieja en cuestión tiene la fachada de ser felizmente casada olvídelo, le contaría más una mujer de la época victoriana antes que ella.

No me interesa echar culpas, me interesa correr velos e ignorar pendejadas. El sexo oral le gusta a más gente de la que lo acepta y quienes están más informados acerca de esta práctica, logran con el más placeres que disgustos. De momento ya sabemos que el sexo no es sólo para reproducirnos, gran avance, pero aunque sabemos más de lo que sabían nuestros antepasados, no es excusa para dejar de aprender.

Dentro de 2 semanas publicaré un artículo de cómo el cunnilingus puede ser suficiente para una vieja durante una faena.

3 comentarios:

  1. Lo lei.. lo aprove. Donde me puedo quejar de mala atención al usuario? "XP.
    No veo la hora de leer los otros articulos.

    ResponderEliminar
  2. Aquí mismo te puedes quejar y tendrías razón. Debo organizar mejor mi agenda para sacar textos mejor trabajados. Prometo revisar este y editar fiascos.

    ResponderEliminar
  3. Ya actualicé el texto y no me da vergüenza.

    ResponderEliminar