Verdades que las mujeres, por hipócritas, no les decimos a los hombres.

viernes, 30 de julio de 2010

Verdades femeninas sin maquillaje


Usted se queja todos los días de que las viejas son complicadas, mientras nosotras culpamos a todos los que tienen pipí de ser unos imbéciles desconsiderados, que no entienden todo lo que les decimos con tanta claridad y montones de pistas.
Por andar en este plan sólo nos confundimos más mutuamente sin llegar a ninguna solución, pero no le miento, no le ofrezco la solución a todos sus problemas con las mujeres, sólo le muestro 6 situaciones explicadas para que la próxima vez que se encuentre con una mujer sepa si ella se está esforzando por decirle la verdad en la cara o si sólo se la está viendo.

Mute por NomadicLass

1. Usted está acostado en la cama, tiene el control remoto en la mano y está concentrado viendo The Family Guy. Ella entra a decirle algo, usted le responde “ajá” para seguir viendo el programa sin interrupciones, al tiempo que evita el reclamo de ella porque no le presta atención.
Son muchísimas las mujeres que dicen las cosas como se les van ocurriendo y en el momento que se les da la gana. Escasas y valiosas son las que preguntan antes de hablar ¿será que si le hablo ahora me va a parar bolas? Con frecuencia van diciendo lo que necesitan o lo que piensan, así no sea nada trascendental, en cualquier situación, sin considerar, aunque sea por un segundo, si serán ese el cuando y el donde adecuados.

Female mouth on TV por ST33VO

2. “Bueno, como te estaba diciendo, la hermana de Alejandra va a tener un bebé y se va a llamar Laura Valentina. Ay, a propósito de Laura, mi amiga de la universidad nos invitó a la finca de los papás el puente que viene, tenemos que ir, esa casa es divina. El otro día estábamos hablando con Alejandra de eso, de lo desestresante que es salir de la ciudad, aunque sea un fin de semana largo.”
Si se perdió no se preocupe, aquí nadie lo va a regañar, al menos no yo, más bien seré solidaria con usted dándole la razón. El cerebro masculino evolucionó para ser monotarea, mientras que el femenino lo hizo para ser multitarea, lo que explica que prefiera le hablen de un solo tema a la vez al tiempo que las viejas a su alrededor hablan de 5 ó 6, con toda la naturalidad del mundo. Una mujer inteligente entiende esta diferencia, así que cuando quiere que usted capte el mensaje, que trata de enviarle, se esforzara por dar la menor cantidad de rodeos, incluyendo sólo los detalles importantes. Si logra su misión es otra historia.

Girls talking on cell phones by Pink Sherbet

3. Está haciendo fila para entrar a cine cuando comienza a escuchar esta conversación detrás de usted:

Ella
Pero si yo te dije.

Celular


Ella
Claro que te dije, yo te dije.

Celular


Ella
Que sí, que yo te dije que había que buscarle una casa nueva al perro.

Celular


Ella
Sí, a Mateo, aich ¿es que no me oyes bien o qué?

Celular


Ella
Sí, mis papás ya no lo quieren en la casa y me dieron plazo hasta hoy.

Celular


Ella
Ay sí, que hasta hoy, ay mejor dicho hablamos después porque tú no me estás poniendo cuidado. Chao.

Y ese “chao” lo dijo furiosa.

Es cierto que los celulares nos ayudan a sentirnos modernos, porque se parecen a los aparatos que usaban para comunicarse en Star Trek, pero también es verdad que no se los han acabado de inventar.
Las viejas con frecuencia no se detienen a pensar que hay temas de los que se debe hablar en persona o, en el caso menos ideal, por teléfono fijo.
Es evidente que la comunicación que se basa en la voz y el sonido es menos efectiva que la cara a cara, peor todavía cuando se depende de una señal ineficiente y entrecortada a veces, que sólo revuelve las palabras cambiando sus significados.
Si una mujer quiere que la entiendan y que lo que dice sea percibido como algo importante, buscará un medio que le permita transmitir la mayor cantidad posible de detalles, por eso no dará entrevistas de trabajo por celular, ni intentará arreglar una relación de pareja por Messenger.

Dark Fetish de Lady Pain

4. Le apuesto que ha oído frases como éstas más de una vez:
“Si me acompañas al matri de mi prima hacemos eso.”
“Te voy a dar un beso muy especial si me compras esos zapatos.”
“Tú quieres más a tus clientes.”
Traducciones:
“Si no vas conmigo al matrimonio de mi prima te corto los servicios.”
“Te voy a agradecer con una buena mamada si me compras esos zapatos caros que no necesito.”
“Hace mucho tiempo que no te veo, te extraño y siento que estás trabajando demasiado.”

La habilidad para hablar claramente y sin rodeos se desarrolla con el tiempo, pero hay mujeres que deciden no madurar. Habla muy mal de una vieja que no se esfuerce por decir de frente lo que quiere y/o le molesta, pero tampoco habla bien del tipo el hecho de que siga al lado de una nena que lo manipula descaradamente.

Si una mujer lo quiere, pero sobretodo si lo respeta, hará todo lo posible para decirle sin rodeos ni maquillaje lo que necesita, extraña o no tolera. Cuando encuentre una mujer así cuídela, no abundan y se tienen suficiente confianza para huir despavoridas de hombres y ambientes que no les permiten crecer.

Thinking about... por CirclesOfLight


5. Existen situaciones que hombres y mujeres
A) Un papá pasa con su hija adolescente al frente de una vitrina y ella  dice “está diiiviiinaaa esa cartera”, él entiende ‘le gustó la cartera’, pero el significado real es ‘quiero que me compres esa cartera’.
B) 2 mujeres se encuentran en una oficina y una de ellas dice “Tanbonitaqueestás” queriendo decir ‘maldita, compraste la pañoleta que quería antes que yo, ahora voy a tener que comprar otra cosa’.
Las mujeres tenemos un rango de tonos en la voz tan amplio como el de una caja de 48 colores doble punta, mientras que usted sólo una y comprende lo que ocuparía una caja de 12 colores punta sencilla.
Cuando una vieja quiere que un hombre entienda sin demoras lo que va a decir, usa palabras exactas y tonos universales, logrando que sí sea sí y no sea no.

Synaptic Gasp por ocean.flynn


6. Para el final dejé ese pensamiento irracional que nos produce tantas incomodidades, porque incluso yo que soy mujer termino siendo víctima de el a diario: “Tú puedes leerme la mente pero no quieres hacerlo.”
No sueñe con que una vieja le diga esto, pero recuérdelo cuando alguna lo mire con ojos inyectados en sangre por algo que “tú sabes que hiciste pero te haces el que no y yo no te lo voy a decir”.
La próxima vez que le pase esto pare a la fulana, con respeto pero párela. Una vieja que crea que el otro tiene la obligación de adivinar lo que piensa está dando muestras obvias de inmadurez, más si ya es costumbre.

Espero que estas situaciones explicadas le ahorren energía y dolores de cabeza en el futuro, sin embargo no son a prueba de tontos, así que úselas con precaución.

Temas varios:
La siguiente entrada será la parte 2 de mi serie de Cunnilingus. Mientras la publico lean Deep Throat de Las Equivocadas.





viernes, 23 de julio de 2010

Cunnilingus - Parte 1



Después de una búsqueda de artículos acerca de cunnilingus, para una entrada de sexo oral,  concluí que hace falta hablar más del asunto de forma directa, clara y documentada. Este es la primera entrada de varias que publicaré cada 2 semanas (por ahora, luego iré viendo) en un intento de hacer aporte útiles a un tema aún tan desconocido.

El sexo oral, en general, ha sido un tabú del que se habla poco y se sabe todavía menos. Cuando se habla de sexo oral la primera imagen mental es la de una vieja atendiendo a un tipo, no la de un tipo besando a una mujer en sus labios verticales, entonces ¿está bien que un tipo sea lamido en sus genitales pero no que una mujer reciba la misma atención?

El cunnilingus no es sólo una caricia más o un beso más, es un conjunto de acciones que pueden marcar la diferencia entre una mujer que logra un orgasmo y otra que no. Poco a poco, se ha hecho público que son más las viejas que se vienen cuando reciben estimulación en el clítoris, en lugar de en la vagina, es decir que no importa qué tan grande sea el pene del tipo o qué tan rico lo mueva estando adentro de ella, si no la toca en el clítoris y como a ella le gusta, es muy posible que pasen años antes de que tenga un orgasmo de ese modo o quizás lo alcance por accidente, si tiene suerte.

La aclaración anterior me lleva a algo natural: si más hombres supieran cómo practicar el cunnilingus habría más mujeres satisfechas en la cama y, lentamente, más mujeres que disfrutarían de movimientos, maniobras y lengüetazos que ellas mismas podrían dirigir para el beneficio de ambos. Ahora un poco de historia.

En el siglo 18 comienzan a aparecer los manuales de ayuda para tener un buen matrimonio, principalmente enfocados en cómo hacer bien el oficio y cómo elegir una buena niñera, de sexo nada. Tuvieron que pasar más o menos 200 años y morir algunos escritores, para que llegaran a la carne. En el siglo pasado se comenzó a escribir con más claridad y menos morbo del sexo oral, primero del cunnilingus y luego de la felación.

Actualmente hablamos más del sexo oral en general, pero el cunnilingus, a pesar de haberle abierto las puertas a este privilegio, sigue estando en un segundo plano, en parte por responsabilidad femenina. Mientras ustedes hablan, a veces de más, de cuál es la mejor técnica o cuál vieja lo hace mejor, nosotras solemos quedarnos calladas cuando llegamos a ese punto.

Algunas mujeres no tienen problemas contando que en el colegio eran las más necias, pero cuando les piden detalles de posiciones o lencería, juegan la carta de que ya son grandes y que por eso no se vería bien que hablaran de más, queriendo decir en realidad “nunca me gustó, ningún tipo fue capaz de hacerme lo que yo quería donde yo quería”. Si además la vieja en cuestión tiene la fachada de ser felizmente casada olvídelo, le contaría más una mujer de la época victoriana antes que ella.

No me interesa echar culpas, me interesa correr velos e ignorar pendejadas. El sexo oral le gusta a más gente de la que lo acepta y quienes están más informados acerca de esta práctica, logran con el más placeres que disgustos. De momento ya sabemos que el sexo no es sólo para reproducirnos, gran avance, pero aunque sabemos más de lo que sabían nuestros antepasados, no es excusa para dejar de aprender.

Dentro de 2 semanas publicaré un artículo de cómo el cunnilingus puede ser suficiente para una vieja durante una faena.

viernes, 16 de julio de 2010

Los caballeros están en peligro de extinción


No es que las mujeres tengan sexo casual con poca frecuencia, es que son más selectivas. Cuando piensan en meterse en la cama con alguien consideran los detalles y las consecuencias. Si tienen la más mínima sospecha de que el amante potencial publicará, hasta en el periódico, con quién se acostó, será descartado rápidamente.

Es cierto, que algunas viejas tienen la costumbre de sentarse a hablar con pelos y detalles, literalmente, de por dónde y cómo fue la faena, pero eso no quiere decir que incluyan hasta el número de cédula de los tinieblos, cuando están contando el encuentro. A diferencia de los hombres, las mujeres se dedican a hablar de técnicas, trucos y recorridos, ya probados, que pueden servirle a su amiga para alcanzar mayores niveles de placer. Son muy pocas las que comparan listas para ver cuál tiene el pasado sexual más largo.

De la educación machista y doblemoralista aprendieron que está bien tener sexo casual pero a escondidas, por eso valoran a los hombres que saben comer callados. Todas conocen, directamente o por terceros, la historia de un tipo que se acostó con una vieja, que no era la novia o su pareja “oficial”, y después le contó a todos sus amigos lo que hizo y lo que no, como si de verdad hubiese ocurrido. Todas, cuando escucharon esa historia, rezaron para no ser la protagonista.

El sexo casual para muchas mujeres es algo tan placentero como lo es para los hombres, pero así como usted evita que le hieran el orgullo, las mujeres evitan que les dañen la reputación. A las mujeres no les importa que el tipo con el que se vinieron, cuente que las hizo tener 6 y no 3 orgasmos, como ocurrió en realidad, lo que no soportan es que no dejen duda de quien fue la compañera de cama. 

La próxima vez que sienta la tentación de mostrarle a un amigo suyo el perfil en Facebook de la mamacita que se comió, recuerde que apenas se entere se lo dirá a todas sus amigas, cerrándole las posibilidades de tener algo con ella o con las viejas que la conocen. Mejor invierta esa energía aprendiendo trucos nuevos para ser un amante que facilita el placer. Recuerde que las mujeres quieren caballeros sin memoria.

La próxima publicaré el primero de varios artículos acerca del cunnilingus o sexo oral practicado en mujeres.

viernes, 9 de julio de 2010

Test: ¿Qué clase de feo soy?


Los tipos buenos levantan con pinta, los exitosos con actitud y los feos se adaptan. Aprovechan sus mejores cualidades, creando diferentes estrategias, que les sirven para conquistar.

Mientras algunos son un éxito con las suegras, otros prefieren exhibir sus plumas intelectuales, como un culto pavo real, pero siempre hay un objetivo en la mira. Hay quienes se conforman con hacer labores de inteligencia: son amigos de la fulana para que ella les cuente secretos femeninos, entretanto otros, más clásicos, preparan el terreno para caerle en el momento preciso.

Abajo encontrará 8 situaciones hipotéticas y 5 posibles desenlaces para cada una de ellas. Sin pensarlo mucho y eligiendo la que más se parece a su comportamiento habitual, escoja la opción y apunte el número que está entre paréntesis al final de la frase. Cuando termine sume los puntos y averigüe qué tipo de feo es.

1. Va por la calle y en su camino se cruza un perro callejero:
a. Lo saluda como si le conociera de toda la vida, batiéndole la cola,  y/o le acompaña durante un rato. (0)
b. Piensa en las situaciones que habrá vivido y lo que le podría narrar si hablara. (1)
c. Le gustaría tener una pelota a la mano para jugar con el. (2)
d. Siente que el perro tiene “autoridad” y prefiere hacerse a un lado para que pase sin incomodarlo. (3)
e. Imagina cuándo fue la última vez que comió y se le antoja comprarle un pan. (4)

2. Está en una reunión familiar, hay niños, el mayor tiene 5 años y alguien debe cuidarlos:
a. Observa sus juguetes y analiza el impacto que tiene en ellos el jugar con tanques de guerra y muñecas. (1)
b. Fantasea con la idea de ser papá. (4)
c. Se ofrece para cumplir la tarea y se asegura de que no se rompan la cabeza entre sí. (3)
d. No sabe en qué momento aceptó la misión, sólo se da cuenta de todo cuando los niños lo han amarrado y embarrado mientras jugaban con usted. (0)
e. Recibe un regaño por haberles dado la idea de jugar con un balón en la sala. (2)

3. Lleva a una de sus amigas a la casa, después de salir de cine. Ella lo hace seguir y se encuentran con los papás:
a. El papá le dice que le recuerda a un amigo que tuvo en la infancia. (0)
b. La mamá le hace preguntas interminables acerca de su trabajo, estudios y posición económica actual. (2)
c. Acaba dándoles una clase acerca del origen del cacao, originada en la taza de chocolate que le ofrecieron. (1)
d. Le da consejos a la mamá para evadir compromisos sociales innecesarios. (4)
e. Recibe recomendaciones acerca de cómo organizar su vida. (3)

4. Lo invitan a una conferencia de inteligencia emocional:
a. Asiste y termina enseñándoles, a algunos de los asistentes, métodos más prácticos para regular sus emociones. (1)
b. Va y pasa una vergüenza cuando se ríe a carcajadas con un amigo que lo llamó al celular, en medio de la conferencia. (2)
c. Al salir tiene ganas de comprar un libro para aprender más del tema. (0)
d. Se emociona al llegar, quien dará la conferencia es el autor de un artículo que leyó hace poco. (4)
e. Aprende uno o dos trucos que seguro le servirán para llevarse mejor con los demás. (3)

5. Pidió una cita médica y está en la sala de espera pendiente de que la enfermera lo haga seguir:
a. Hace como que alguien lo llama por una emergencia y se va. (2)
b. Revisa una vez más la lista de preguntas que le hará al médico. (3)
c. Piensa si el estrés tendrá algo que ver con sus síntomas. (4)
d. Quiere salir pronto del trámite, en donde su diagnóstico será confirmado por el galeno. (1)
e. Se distrae y alguien toma su turno, por lo que debe esperar pacientemente a que lo vuelvan a llamar. (0)

6. El tono con el que suena su celular es:
a. Una canción que nadie conoce pero de la que usted sabe su origen exacto. (1)
b. Un mensaje repetitivo que dice “oye contesta el teléfono, tienes una llamada, contesta yaaaa” con la voz de Homero Simpson. (2)
c. Una canción de rock clásico. (0)
d. Un éxito de música para planchar. (4)
e. Una canción de Enya. (3)

7. Cuando le gusta una vieja el plan para la primera cita es:
a. Ir a un centro comercial a ver vitrinas y comer algo en un centro comercial. (4)
b. Ir a ver un documental vietnamita. (1)
c. Invitarla a comer y usted le prepara la comida. (3)
d. Ir a jugar paint-ball. (2)
e. Acompañarla a ella a una fiesta en la que cuidará a la hermanita. (0)

8. Está empacando la maleta para irse de viaje durante un puente. Lo primero que empaca es:
a. La pantaloneta que usará en la piscina. (2)
b. El bloqueador solar. (4)
c. Plata adicional para gastos imprevistos. (3)
d. El libro que está leyendo. (1)
e. Lo que no le cupo en la maleta a uno de sus amigos. (0)


Tony, la mascota -  0 a 4 puntos: Se le olvida hasta el día de su cumpleaños. En el colegio o en la universidad lo apuntaban en los trabajos en grupo porque le caía bien a todos, además ellos sabían que si no hacía su parte, no era por vago sino por despistado. Generalmente tiene planes para el fin de semana, aunque nunca lo llaman desde el martes o el miércoles para avisarle. Usted es el suplente del titular de la rumba del sábado o de la ida a escalar el domingo.

Intelectualoide - 5 a 10 puntos: De niño descubrió que a las niñas les gustaban los poemas y los hombres que hablaban claramente y con autoridad. Se aficionó a la lectura, con el tiempo ganó experticia en algún área: técnica, científica y/o cultural. Le va bien con las mujeres parecidas a usted, que se interesan más por el contenido que por la apariencia. Con las muñequitas que creen que Nueva York es la capital de Estados Unidos nunca le va bien.


Niño eterno - 11 a 16 puntos: Su edad cronológica y su edad mental sólo se acompañaron hasta que cumplió 18. De ahí en adelante se dedico a hacer lo que los demás: trabajar, ir a la universidad, tener novias y viajar, pero por ningún motivo a madurar. Quiere casarse algún día, por allá a los 45, así tenga 44, más o menos para la misma época quiere tener hijos. De momento tiene claro que lo más importante en la vida es divertirse, por eso las viejas adoran salir con usted, sobretodo las menores.

Yerno Ideal - 17 a 23 puntos: Vive solo desde hace tiempo o ya está listo para hacerlo. Tiene las habilidades necesarias para ser un amo de casa. Ninguna labor doméstica le queda grande. Ha tenido algunas relaciones estables, pero otras se le han ido al piso porque las viejas le dicen que usted es un hombre demasiado bueno, como para hacerle daño. Las suegras lo adoran cuando lo conocen. Desde que supieron que serían mamás, soñaban con un hombre como usted para que fuera el papá de sus nietos.
Paño de lágrimas - 24 a 32 puntos: Cuando sus amigas pelean con los novios usted está ahí. Cuando hay que acompañarlas a comprar toallas higiénicas o ropa interior usted es el edecán oficial. Cuando se le enferma la mamá a la vieja que le gusta, usted va con ella a la clínica para que no espere sola en urgencias. Cuando ella habla de su mejor amigo, de ese que es gay, habla de usted. Cuando ella pelea con el novio usted hace jaque mate y se la come.


La siguiente entrada será acerca de las mujeres y el sexo casual. De momento pueden leer una viejita donde ya toqué el tema: ¿Qué ganamos las mujeres con el sexo casual?

viernes, 2 de julio de 2010

Oniomaníacas o mujeres de felicidad plastificada

mujeres con maquillaje pesado, una de ellas cargando su cartera y una bolsa llena de ropa

Estaba segura de que podría justificar, evolutivamente, a aquellas mujeres que compran por deporte pero no lo logré. En mi búsqueda de explicaciones a tal conducta descubrí que puede ser un desorden psicológico tan grave como la adicción al juego. Las mujeres no compran por gusto o por antojo, sino para sentirse felices pasando la tarjeta de crédito.

Iba a argumentar que “evidentemente la pasión femenina por las compras se debe a una pauta, tan antigua como la práctica de la recolección de alimentos en el periodo paleoindio, justo antes del descubrimiento de la agricultura…” pero leyendo cambié de opinión. 

Todos hemos escuchado a una vieja decir que está aburrida, que por eso se va al centro comercial. No importa si sus finanzas son generosas o escasas. Si realmente necesita lo que va a buscar, es lo de menos. Lo que quiere es disfrutar esa maravillosa experiencia de intercambiar dinero por bienes.

Comprender la manía femenina por las compras es imposible desde un punto de vista estrictamente racional y masculino. Para entender ese ritual, celebrado frente a las cajas registradoras, es necesario cambiar la óptica. Aunque quizás les ayude recordar lo que sienten cuando van a comprar productos electrónicos. Las compras para las mujeres son parecidas, pero siempre de ese modo.

Las mujeres que encuentran placer en las compras, acuden a ellas cuando se sienten solas, cuando están tristes, cuando están aburridas y cuando están furiosas, pero además tienen memoria corta. Una vez reciben la cuenta de la tarjeta de crédito vuelven a sentirse solas, a estar tristes, aburridas y furiosas. Hasta que vuelven a tener plata.

Con un poco de observación es fácil comprender este comportamiento femenino, tan extraño para los hombres. Las mujeres no compran objetos, compran sensaciones. Muchas compradoras compulsivas se pueden reconocer porque usan frases como “con sólo ir a ver vitrinas se me pasa el aburrimiento”, “estas botas me hacían ojitos desde la vitrina, iban a llorar si no las compraba” y “estoy feliz con mi cartera nueva, además me ahorré como 20 mil pesos, porque la compre en promoción”.

Lo mejor es no racionalizar las compras irracionales. Es más aconsejable observar a las mujeres, para descubrir a las que gastan compulsivamente,  tiempo y plata, comprando vainas que no necesitan. Aquí hay algunas pistas que pueden ser de ayuda en ese reconocimiento: 

- Están más preocupadas por cómo se ven que interesadas en sus pensamientos o creencias.
- Se molestan cuando les preguntan acerca de sus gastos.
- Son emocionalmente inmaduras, ¿recuerdan cuando eran adolescentes y les molestaba que les dijeran que se vestían igual que sus amigos?, adivinen quienes se quedaron en esa etapa.
- Odian las listas de compras porque las limitan, ellas prefieren improvisar en el terreno.
- Están convencidas de que tener es ser, por eso se sienten mejores personas cuando tienen bolsas llenas en las manos.
- Su autoestima está muy relacionada con sus compras, por eso les encanta regalarse cosas. 
- Nunca están satisfechas con lo que compran, pero son expertas en usar esa insatisfacción como razón para comprar algo más.
- Tienen problemas para aceptar respuestas como “no” o “después”. Lo quieren todo y lo quieren ya, así dentro de 5 minutos se sientan tan miserables como antes de llegar al centro comercial.
- Prefieren comprar ropa y cosméticos. Son raros los casos que deciden comprar 4 docenas de bolsas de leche porque estaban en promoción. 
- Una vez compran algo, quieren llevarse la tienda en un bolsillo.

En resumen: Las mujeres que compran compulsivamente no lo hacen buscando la funcionalidad del objeto a comprar, compran una sensación mejor, compran un placebo de alegría.

Espero que con estos datos puedan entender un poco mejor porqué las mujeres hacen compras innecesarias y que, de ahora en adelante, les tengan más paciencia y consideración. Las pobres pueden estar necesitando terapia sin saberlo. Entretanto, por las dudas y mientras lo descubren solas, no dejen cerca de ellas sus tarjetas de crédito.