Verdades que las mujeres, por hipócritas, no les decimos a los hombres.

viernes, 4 de junio de 2010

Porqué los hombres ricos siempre estarán buenos

Los hombres con plata levantan con facilidad, eso lo sabe todo el mundo, pero ¿por qué? Muchos no tienen pinta, otros tienen modales que espantan hasta a las mujeres más todoterreno, pero aún así encuentran a otras que se aguantan ser tratadas más como ganado, con tal de disfrutar de los lujos asociados a la plata. Los hombres ricos no sólo son atractivos porque tengan para pagar una y mil cuentas, sino también porque tienen lo que a muchos otros les hace falta: valentía.

Siempre he creído que los hombres que chicanean con el celular, el carro o la tarjeta de crédito tienen un target muy definido, que son unos pobres desubicados si pretenden caerme a mí y levantarme con esas tácticas, pero también tengo claro que si lo hacen es porque en muchas ocasiones les han funcionado con otras mujeres.

Así como a mí me descrestan los manes que saben mucho de antropología, historia clásica, astronomía o física cuántica, hay mujeres que mojan cuco cuando un tipo les gasta un trago de 150 mil pesos sin dudarlo, porque para ellas ese desenfado, esa despreocupación con la que el tipo gasta plata es una señal del poder que ha ganado con su trabajo.

Generalmente a las mujeres que les parecen buenos los hombres ricos, no les importa el origen de la plata, por eso les vale cinco si viene de un negocio legal o si es el producto de tráfico de cualquier tipo de sustancia o especie, lo que les gusta es poder disfrutar de todos los privilegios que vienen junto a su posesión, pero hay algo más.

Los hombres ricos se destacan por ser hábiles en los negocios, ya sea en los propios o en la compañía para la que trabajan. La evolución nos preparó a las mujeres para admirar al hombre que era capaz de cazar más presas y por ende, de alimentar a más crías, lo mismo aplica para los hombres de negocios. Ahora no se cazan mamuts sino competidores, millones, estatus.

Las mujeres que abren los ojos como platos y entran en celo apenas ven una tarjeta de crédito negra, un par de zapatos de cuero italiano o un smart phone, suelen ser aquellas que decidieron convertirse en accesorios. Son mujeres que eligieron la estrategia de la belleza física por encima de otros talentos, pero que al tiempo intuyen lo que perdieron.

Los egos de los hombres ricos se alimentan de las mujeres que se creyeron bonitas y que quisieron basar en su belleza, real o no, su futuro. Estas mujeres buscan un hombre que las mantenga, pero no sólo en lo material, también en lo social y de valor. Una mujer que se deslumbra ante la presencia de un hombre rico, está viviendo a través de él todo eso a lo que renunció por estar siempre impecablemente arreglada, pero se somete a que él juegue a la muñeca con ella y la arme a su gusto.

Creo que nunca tuve material suficiente para ser una mujer accesorio, pero si en algo estoy de acuerdo con ellas es en que los hombres valientes son muy atractivos, porque nada tan aburridor como un tipo churro, interesante y simpático, pero que no es capaz de echarle los perros a una vieja porque le da miedo el rechazo. El plus de los hombres ricos es que tienen la valentía necesaria para sentir sus miedos y enfrentarlos.

La expresión “mojar cuco” es obra de @GalaEsferica.



Asuntos varios:

La última pregunta del concurso para ganarse una cita con 3 mujeres jedi es esta:
¿Quién hizo la ilustración de la entrada “De la serie bendiciones”?


Cuando tengan las respuestas listas publíquenlas como comentarios en la entrada El hombre perfecto: No existe, pero estas son 10 formas de imitarlo. El primero que lo haga, con las respuestas correctas se gana el premio.

Por último, recuerden que el preguntadero de Sexo Sin Maquillaje en “pornspring” sigue abierto para resolver sus dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario