Verdades que las mujeres, por hipócritas, no les decimos a los hombres.

viernes, 28 de mayo de 2010

Hombres tan buenos como los vinos

Hombres hay de todos los colores y de todos los sabores, pero también los hay de todas las edades. Las mujeres dependiendo de nuestra historia, tenemos preferencia por algunos con características definidas. Dicen que aquellas de padres ausentes, van por la vida buscando esa figura fuerte y masculina que nunca tuvieron de niñas, por lo que un hombre que les lleve 15, 20 o más años es el ideal para ellas. Pero no son las únicas.

Todas tenemos debilidades por hombres que podrían no sólo ser nuestros padres, sino también nuestros abuelos. A continuación 3 modelos ideales:

Si tan sólo todos los cuarentones fueran así. Javier Bardem es el ejemplo perfecto del hombre interesante, maduro y centrado que, además, inspira confianza. Es un buen exponente de la calma que logran los hombres pasados los 30. Saben lo que necesitan - o al menos disimulan la confusión -, hablan directo, miran a los ojos y dicen lo que quieren sin dudarlo. Ante tal comportamiento, nosotras nos derretimos y les damos todo lo que piden, porque ellos conocen las palabras mágicas que abren tantas piernas.

La delgada línea que divide al papá del papacito. Sting no sólo llenó páginas de periódicos y revistas con sus declaraciones acerca de su práctica del yoga y el tantra, que seguro tienen todo que ver con la amplia sonrisa de su mujer, sino que también ha llevado a la perfección el modelo del hombre de 50. Si bien algunas tenemos reservas con hombres que nacieron en la misma época que nuestros padres - para nada ausentes -, tipos como este nos recuerdan que un hombre puede convertirse en el mejor de los sostenes cuando nos sentimos débiles, desprotegidas y arruinadas. Hombres como Sting son los que necesitamos para volver a ponernos en pie, porque saben cómo reconfortarnos al tiempo que nos dan libertad, o así nos lo hacen creer.

Una foto de él podría estar en el diccionario junto a la palabra caballero. Cuando se comparó por primera vez al vino con un hombre se estaba hablando de Sean Connery. Un tipo como este James Bond es el primer sueño erótico de muchas, que se conformarían con darle un beso mientras él las observa con deseo. A los 60, 70, incluso 80, un hombre como él está más allá del bien y del mal. Ha vivido tantas historias y ha estado con tantas mujeres, dejándolas a todas con altura y elegancia, que puede darse el lujo que sólo a pocos se les perdona: ser infiel. En realidad él es un monógamo serial que dice las cosas de modo tan franco y dulce, que su experiencia habla por sí sola, al punto que es imposible contradecirlo. No todos los hombres son capaces de llegar a este punto, no porque la salud no se los permita, sino porque algunos tienen una barrera invisible que les impide madurar más allá de cierta edad. Algunos se quedan estancados en los 13, otros en los 25 y están también aquellos que no pasan de los 5.

Ahora ya saben cómo se hacen más interesantes con los años, si es que se deciden a madurar.

Asuntos varios:
Este tema fue sugerido por @gato803. La semana que viene pienso escribir acerca de porque los hombres ricos siempre estarán buenos, pero leo sugerencias aquí. Además viene el concurso para ganarse una cita con 3 mujeres jedi, estén pendientes.




No hay comentarios:

Publicar un comentario