Verdades que las mujeres, por hipócritas, no les decimos a los hombres.

lunes, 29 de marzo de 2010

Guía para levantarse una vieja – Primera Parte


Los errores más comunes a la hora de levantarse una vieja tienen su causa en la ignorancia. A muchos hombres les echaron el cuento de que todas las mujeres somos iguales y ellos ingenuamente se lo comieron, sin embargo, así cómo no es cierto que todos los hombres son perros, a todas no nos interesa comprar zapatos. El hombre que escucha y observa con atención para descubrir qué mueve a la mujer que le gusta, tiene más probabilidades de comérsela o enamorarla, según el escenario, que quien la ignora o presume con ella.

Conozca a su presa
Un cazador respetable pasará algún tiempo observando a la presa que quiere, esto le permitirá saber cuáles son sus oportunidades de atacar.
Cuando le gusta una mujer se siente desubicado, entre más le gusta es peor. Siente que esa vieja puede hacer lo que se le da la gana con usted, cree que si le pide la tarjeta de crédito se la daría con tal de tenerla cerca, pero esas son estupideces puras, son sólo los efectos de sus hormonas haciendo de las suyas con su cabeza.
Después de ir a correr, jugar fútbol o tomar una ducha fría, ya con la cabeza más centrada, sin el efecto de las hormonas en la sangre, dedíquese a buscar información acerca de su futura presa. Olvídese de preguntarse por qué le gusta, eso le hará perder tiempo y le activará de nuevo la arrechera. Concéntrese en saber quién es, qué hace, qué le gusta hacer cuando no está trabajando, quiénes son sus amigas y sus amigos, incluso a qué se dedican, si le es posible. Entre más datos tenga acerca de su futuro almuerzo mejor.
La información que logre en este punto le servirá para la segunda parte de esta guía. Para ponerla en práctica de forma efectiva necesitará los datos recogidos en este punto.
Si además de meticuloso es invisible durante la etapa de estudio de su presa, logrará mejores resultados. Las mujeres tenemos debilidad por la magia, los cuentos de hadas, para comprobarlo basta con que cuente las princesas que ha producido Disney, frente al número de príncipes que ha inventado en un mismo período. Si todo sale bien, más adelante ganará puntos por habérsela levantado sin haber sido obvio, sin haber usado las frases o los trucos de siempre. Ella creerá que hay magia en el aire y que usted es un príncipe que logró encantarla sin que se diera cuenta.

Observe sin acosar
Así como los aficionados a la magia le prestan mucha atención a los magos para intentar descubrir sus secretos,  observe lo que emociona secretamente a su presa, pero no sea intenso ni evidente. Lo primero es relativamente fácil. Sabe muy bien que las novias, esposas, mamás, hermanas, primas, etc. parecen estar diseñadas desde el útero para ser controladoras y, por ende, intensas. Simplemente no imite su comportamiento.
Le será muy fácil darse cuenta de cuando se está pasando de la raya en sus acercamientos. Si su presa se aleja cada vez que usted se acerca, es posible que esté exagerando con sus intentos por recoger datos útiles para levantársela, pero también puede ser que ella no sienta nada por usted. Tampoco voy a mentirle.
Seamos optimistas y digamos que tiene oportunidades con la mujer que le interesa, pero no encontró a nadie que se la presente ni que le ayude a acercársele, además ya sabe que la vieja al menos lo tolera. Sabiendo esto puede pasar a  observarla y escucharla atentamente.
Vea a su presa con atención. Los humanos somos obvios, muy obvios y basta con que nos dediquen un rato de estudio juicioso para descubrir qué nos mueve en la vida. No importa si le habla o no, con que se ubique cerca de ella, lo suficiente para escuchar lo que le dice a otra persona, pero no tanto como para que lo confundan con un centro de mesa, podrá escuchar lo que dice, de pasada lo que le interesa y, muy importante, lo que no soporta.
Sabiendo eso podrá darle una manito de maquillaje a su personalidad para resaltar lo que su presa encuentra atractivo, al tiempo que disimula sus defectos.

La moda es su amiga
No le propongo que se compre cuanta Cosmopolitan, Vogue y Vanidades encuentre en las cajas de los supermercados para saber qué nos gusta, sólo le aconsejo que preste atención a cómo nos vestimos las mujeres. Para hacer esto no tiene que gastar un solo peso, lo que tiene que invertir es tiempo, incluso tiempo muerto.
Cuando vaya por la calle, al trabajo, a su casa, a la universidad o a donde sea inevitablemente se verá haciendo casting, echándole el ojo a cuanta vieja que pasa para saber si clasifica o no. De ahora en adelante no se fije sólo en qué tan grandes tiene las tetas o la cola, fíjese en cómo va vestida.
Digamos que usted le dedica unos 3 segundos a ver una mujer. Identifica el objetivo baja la mirada, a veces incluso mueve la cabeza para mirar, le mide a ojo las nalgas y si le gustó sube la mirada a las tetas, si le sigue gustando le mira los ojos.
Nosotras los vemos por la calle haciendo eso todos los días, esa es una de las razones por las cuales cuando dicen “yo lo primero que le veo a una mujer son los ojos” sabemos muy bien a qué par de ojos se refieren. No lo critico, no le digo que no lo haga, sólo le sugiero que luego de ver toda la anatomía le vea la ropa. Vea los detalles, peinado, maquillaje o la cara lavada,  aunque le cueste, entrénese para lograrlo.
Si antes le dedicaba 3 segundos a la evaluación de una mujer, para luego descartarla porque no es su tipo y poder pasar a la siguiente, tómese 2 más, véalo como un negocio a mediano o largo plazo. El tiempo que usa hoy lo podrá capitalizar mañana levantándose a la vieja que le gusta. Esos 2 segundos adicionales le permitirán observar la ropa que lleva puesta esa mujer. Si la siguiente, o las siguientes 6, 8, 10 que ve están vestidas del mismo modo su ejercicio le estará hablando de una tendencia, en otras palabras de moda.
Cada tanto encontrará mujeres que no se visten como la mayoría, que no se arreglan tanto como otras, algunas andarán con la cabeza en alto, otras mirando al suelo y hundidas en sus hombros. Todos estos detalles, aunque parezcan insignificantes al comienzo, son los datos que necesita para saber en el futuro de forma más eficiente cómo puede acercarse a una mujer similar, si le interesa.

Lo dejo, haciendo la investigación inicial. En la segunda parte hablaré de qué tácticas puede usar según el tipo de mujer que le gusta, por eso es importante que la identifique, antes de atacar.

5 comentarios:

  1. Muy buen post, una amiga como vos debería tener cada hombre. Espero la segunda parte.

    ResponderEliminar
  2. Jejee esto está muy bueno, también quedo pendiente de la segunda y porqué no, tercera parte.

    ResponderEliminar
  3. Marqués, ahí tienes la segunda parte.

    Antonio, oficialmente es uno de los comentarios más halagadores que me han hecho en la vida.

    /J., ya leíste la segunda y la tercera está casi lista.

    ResponderEliminar
  4. Cuando empiezo a despedir mi blog, empiezo a recojer huellas y me sigo encantando de lo ingeniosa, pincante punzante y adictiva que te has vuelto.

    Si más..

    Una mujer es un rompecabezas de 346.600 pizas sin mostrario.

    ResponderEliminar