Verdades que las mujeres, por hipócritas, no les decimos a los hombres.

jueves, 18 de febrero de 2021

Frente al espejo

Anaïs

El otro día leí una técnica nueva de masturbación.


Irene

¿Ah sí? ¿Cómo es eso?


Anaïs

Se llamaba “frente al espejo”.


Irene

¿Cuál es la gracia o qué?


Anaïs

Decían que se remontaba a la época anterior a la invención de la fotografía, ¡imagínate!


Irene

Bien lejos.


Anaïs

Sí, y que como en esa época no había modo de ver a otras personas teniendo sexo tan fácilmente la gente que no podía comprar pasquines ni dibujos eróticos se entretenía con ella misma.


Irene

Tiene sentido.


Anaïs

El autor también ponía que esas prácticas llevaban a resultados muy peculiares.


Irene

¿Peculiares?


Anaïs

Sí porque la gente terminaba viéndose de un modo completamente distinto.


Irene

Pues tiene sentido.


Anaïs

¿Te parece?


Irene

Sí. Ponte a pensar. Con la oferta infinita que tenemos de pornografía pasamos más tiempo viendo genitales ajenos que los propios y luego, para colmo, nos comparamos con modelos siempre retocados, modificados.


Anaïs

Oye sí.

En cambio no sabemos cómo cambian nuestros pubis ni nuestras nalgas con el paso del tiempo.


Anaïs

Ja, ja, ja.


Irene

Pero es en serio.


Anaïs

Yo sé.


Irene

Conozco los gestos de mis amantes cuando se vienen pero nunca he visto la mía al correrme. ¿No te parece raro?


Anaïs

Pues sí, incluso triste. Les pedimos a los demás que sepan cómo somos cuando ni siquiera nos conocemos a nosotros mismos.

miércoles, 17 de febrero de 2021

Lo mágico del sexo

Este es el título de un libro que descubrí en la solapa de otro que uso para preparar celebraciones mágico-astrológicas y que, después de una búsqueda sencilla, encontré en la red.

Para saber de qué va y hacerse una idea de su profundidad basta con leer las tres páginas primeras.

Lo mágico del sexo

lunes, 11 de enero de 2021

De poliamor y desastres ecológicos

Julia
¿Te has puesto a pensar en la ilusión de la separación?


Irene
La verdad es que no.


Julia
Juramos que estamos separados de los demás, que si no estamos con más personas físicamente en la misma sala entonces lo que hacen, piensan, sienten, dicen no nos afecta pero no es así.


Irene
Tienes razón.


Julia
¿Sí?, a ver, dame un ejemplo.


Irene
Si, uno de mis clientes, digamos, toma una decisión relacionada con los servicios que le presto no importa mucho si lo hace en mi presencia o en mi ausencia, la decisión va a afectarme. Estamos conectados.


Julia
Exacto, pero quiero ir más allá.


Irene
¿Cómo más allá?


Julia
Sí, más allá. Acercarme al límite, acercarme a situaciones a las que tal vez da temor acercarse o a aquellas en las que poco se piensa.


Irene


Julia
Supongamos que Lorenzo, tu pareja, te dice que una ex suya ha vuelto a contactarlo. ¿Cómo te sentirías?


Irene
Inquieta, imagino… no sé. ¿A dónde va tu pregunta?


Julia
Ya vas a ver. Planteemos ese escenario. Ella aparece, lo busca y la situación evoluciona.


Irene
¿Cómo evoluciona?


Julia
Se acercan, vuelve a haber intimidad… emocional.


Irene se acomoda en su silla.


Julia
Hablan con más frecuencia y él vuelve a sentirse atraído hacia ella sin dejar de sentir atracción hacia ti.


Irene bebe un poco de agua del vaso que está a su lado.


Julia
Y, en honor al amor que Lorenzo siente hacia ti te dice que quiere ir más allá con ella.


Irene
No entiendo a qué va todo esto.


Julia
En tu mente, en tu percepción ella está lejos, ella existe pero casi casi en un universo paralelo, en uno desconectado del tuyo pero un planteamiento simple e hipotético nos muestra cómo su comportamiento, cómo un acercamiento a tu entorno puede afectarte.


Irene traga saliva y vuelve a cambiar de posición.


Julia
Con el tema climático, ecológico es lo mismo. Tú reciclas, separas, reutilizas y te sientes orgullosa de ti misma pero tu vecino, el del tercero, hace un paquete con todo lo que desecha y lo tira a la basura tan pancho. Ni por un segundo se preocupa por lo que pueda pasar con sus desechos en un mes ni mucho menos en 10 años, pero lo cierto es que tus actos están conectados con los suyos y viceversa. No importa si es el hombre que vive en tu edificio o si es el que vive en Suecia. En algún grado, en algún punto los efectos de sus acciones te tocan y los de las tuyas lo tocan a él.


Irene
¿Qué necesidad había de plantear el tema de la infidelidad para llegar a esta conclusión?


Julia
Ninguna en realidad, pero sólo cuando una circunstancia te afecta emocionalmente es que estás dispuesta a cambiarla. Si la sientes como algo lejano y neutral difícilmente estarás dispuesta a actuar en una dirección diferente de la habitual. Además aquí no estamos hablando de infidelidad, aquí estamos hablando de una opción en la que todos los involucrados son tratados como adultos, una en la que no hay espacio para los secretos ni para las mentiras, una en la que cada quien asume la responsabilidad personal y reconoce la evolución de sus sentimientos para, quizás, explorar sus propios límites.



viernes, 8 de enero de 2021

Sorpresa

 Una imagen que hoy me hizo reír.

viernes, 17 de julio de 2020

Vamos a crear

El sexo, energéticamente, es creación, fecundación, por eso está íntimamente conectado con la creatividad. Prácticamente vienen a ser lo mismo, allí nace esta propuesta.

Busca uno de los objetos más sexies que tengas en tu casa y muéstraselo a tu compañero sexual, si no disfrutas de uno me lo puedes enviar a mí con una explicación breve de porqué es sexy para ti. ¿A dónde me lo puedes enviar? Averígualo. Difícil no es. ;)

Yo ya tengo el mío. Luego te lo muestro.